Asesinan a un paraguayo y un posadeño con vínculos narcos

asesinato

Las víctimas aparecieron en el asiento trasero de un vehículo, ejecutados a balazos.

Las víctimas, Sebastián Vega (35) y Rodrigo Ibarra (37), poseían vínculos con el narcotráfico. Estiman que el homicidio sería un ajuste de cuentas narco. Los amigos estaban en un asado y salieron tras un llamado telefónico.

Posadas. Un ciudadano paraguayo radicado en Buenos Aires fue asesinado a balazos en Posadas, junto a un amigo de esa ciudad argentina, el jueves 17 de diciembre de 2015. Se presume que ambos tendrían fuertes vinculaciones con el narcotráfico.

El diario Territorio Digital, de Posadas, indicó que las investigaciones para esclarecer el asesinato dieron un importante avance al establecer que las víctimas, Sebastián Vega (35) como Rodrigo Ibarra (37), poseían peligrosos vínculos relacionados al narcotráfico y que el homicidio sería un ajuste de cuentas narco.

En un principio, se especulaba con que Ibarra era el más comprometido en relación a esa hipótesis, pero ahora los investigadores confirmaron que tanto él como Vega estarían ligados a la comercialización de estupefacientes a gran escala y dan casi por sentado que desde ahí podría provenir el sangriento ataque que acabó con la vida de ambos.

 

Pedido a Paraguay

Por otra parte, la Justicia misionera también solicitó la colaboración de la Policía Nacional del Paraguay para terminar de certificar los antecedentes de Ibarra.

Durante las primeras horas que transcurrieron tras el descubrimiento del hecho, la identidad del hombre fue difícil de revelar. Se sabía que el sujeto había venido de Buenos Aires unos diez días antes y desde su llegada siempre estuvo junto a Vega.

De esta manera, lo único concreto que tenían los pesquisas durante esos primeros pasos de investigación era que estaba radicado en Buenos Aires, pero su nacionalidad recién fue confirmada 24 horas después, cuando constataron que Ibarra había nacido en Villarrica, Paraguay.

Extraoficialmente se supo que el sujeto posee antecedentes judiciales por delitos de diversa índole y es por ello que ahora la Justicia misionera solicitó la colaboración de la Policía paraguaya para confirmar su historial y poder tener así más pistas para profundizar sobre sus posibles vínculos.

Delitos contra la propiedad, robo y tentativa de homicidio, fueron algunos de los delitos que tendría registrado en su prontuario, aunque algunos también lo ubicaron en el plano del narcotráfico, algo que por estas horas ya estaría totalmente confirmado.

Según los familiares de Vega, él se hizo amigo de Ibarra en Buenos Aires, durante el tiempo que vivió en esa provincia en busca de nuevas oportunidades laborales. “Fue un ajuste de cuentas, pero mi hermano la ligó de arriba”, señaló Mariana Vega, hermana de Sebastián, a medios locales durante la mañana posterior al descubrimiento del doble crimen.

Lo cierto es que tanto Vega como Ibarra fueron hasta ese lugar para concretar un encuentro con personas que hasta ahora son un verdadero misterio. Tras asesinarlos a sangre fría, los atacantes habrían robado sus teléfonos celulares, descartando así uno de los principales vehículos que los investigadores tenían para llegar a ellos.

 

Pericias clave

Por lo pronto, las pericias efectuadas al Chevrolet Agile en el cual fue cometido el doble crimen finalizaron el viernes al mediodía y los resultados fueron positivos. En la parte externa hallaron huellas dactilares legibles, en tanto que en el interior ubicaron rastros capilares.

Los hallazgos son de vital importancia para  en un futuro poder cotejar los patrones genéticos con el de posibles sospechosos o imputados.

 

Las traiciones o planes truncados se pagan caro

Cuando apenas se conoció el doble crimen, las primeras hipótesis se relacionaron de manera directa con un ajuste de cuentas ligado al narcotráfico.

“A nadie que no esté en nada raro lo terminan matando así”, expresaron algunas fuentes consultadas.

La modalidad y la violencia con la que actuaron los autores del hecho no se apartan de ello y más cuando confirmaron que Ibarra era oriundo de Paraguay, desde donde presuntamente vinieron los sicarios que también habrían acabado con la vida del narcopiloto Guillermo Ramírez, Carlos Manhardt y Rodolfo Trinidad, entre otros.

Una prueba cabal de que en Paraguay las traiciones o planes narcos mal concretados terminan de manera sangrienta se registró este jueves en Ciudad del Este. Roberto Aparecido de Souza (48) y su hijo Roberto de Souza Malta, ambos domiciliados en Foz de Iguazú, aparecieron asesinados a tiros con las manos esposadas y dentro de bolsas plásticas, según informó Territorio Digital.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s