Ni House of Cards imaginó tanto

 

No pasará mucho para que la serie televisiva replique la escena del esposo del presidente de Luxemburgo junto a las primeras damas en la reunión de la OTAN. La imagen, histórica, convirtió un evento social en el más trascendente hecho político de los últimos tiempos, cuando más de 70 países todavía condenan de distintas formas la unión entre personas del mismo sexo.
Por Raúl Puentes.

Posadas (Sábado 27 de mayo). No va a pasar mucho tiempo para que la fotografía histórica de este jueves 25 de mayo de 2017, tomada en Bruselas a las parejas de los líderes de la OTAN, sea replicada en la serie política del momento, House of Cards.
La imagen retrata a nueve mujeres y un varón al pie de una escalera, en el castillo real de Laeken: son las parejas de otros diez primeros mandatarios entre quienes se destacan Brigitte Trogneux, la esposa del flamante presidente de Francia; Melanija Knavs (Melania Knauss), esposa del presidente de los Estados Unidos de Norteamérica; y el único varón, Gauthier Destenay, cónyuge del primer ministro de Luxemburgo, Xavier Bettel.
Inesperado pero acorde a los tiempos, el único varón de la fotografía convirtió a la tradicional foto de familia en un acontecimiento histórico, ya que se trata del primer retrato oficial de estas características en el mundo de la política internacional: Destenay ocupó su lugar como pareja de un jefe de Estado, naturalizando la relación gay que los une -refrendada por un matrimonio- y se convirtió así en el primer hombre en oficiar de primer caballero de su pareja del mismo sexo, en una cumbre mundial de mandatarios.
En una jugada que ni Frank Underwood ni su esposa Claire (los protagonistas de la serie House of Cards) pudieron anticipar, este arquitecto belga de 44 años acaparó la atención y todas las miradas del mundo se centraron –con aprobación mayoritaria incluida- en su condición de esposo del primer ministro de Luxemburgo, desplazando del centro de la escena a las que serían las protagonistas excluyentes de esta cumbre y las dos primeras damas del momento: la francesa Brigitte Trogneux Macrón y la eslovena naturalizada estadounidense Melania Knauss Trump.
Sin dudas el mundo está cambiando. Este hecho social fue el más trascendente hecho político de los últimos años, al no privarle de la naturalidad que tiene la unión de personas del mismo sexo y al exponerlo con esa naturalidad en medio de las personas más influyente del globo, en consonancia con el tratamiento que hasta El Vaticano le dio a la pareja, en marzo reciente, cuando recibió al presidente de Luxemburgo y a su “consorte”, en medio de una reunión del papa Francisco con líderes europeos para celebrar el 60 aniversario de la firma del Tratado de Roma.
Faltaba la foto, ya no de Bettel con Destenay de la mano, que abundan en Internet, sino la tradicional Foto de Familia que se toman los líderes en las reuniones y hasta ahora, sus esposas, en eventos sociales. Si bien hay otros varones como consortes, como los esposos de las primeras ministras británica (Theresa May) y alemana (Ángela Merkel): Philip May y Joachim Sauer, quienes no tienen asignadas tareas oficiales como Primeros Caballeros. Pero la imagen que hizo historia se enmarca además, en la respuesta positiva mayoritaria que obtuvo en todo el mundo y que le da un fuerte reconocimiento a la comunidad GLBT que lucha por la igualdad y contra cualquier tipo de discriminación, incluidas las que tienen que ver con la orientación sexual o identidad de género.
La serie norteamericana House of Cards transcurre sobre un paralelo imaginario muy, muy próximo a la realidad política mundial, rescatando hechos tanto mínimos como trascendente de todo el globo y con guiños también muy fuertes a los políticos del momento y los acontecimientos internacionales relacionados con estos líderes, lo que hace suponer que muy pronto las redes sociales y la virtualidad se llenarán de imágenes de Claire Underwood posando junto al belga Gauthier Destenay y la francesa Brigitte Trogneux Macrón, angostando esa ya delgada línea entre la ficción y la realidad que nos tiene atrapados a todos.
Tanto cambió el mundo que las series y películas estaban inspiradas en hechos reales. Ahora, como protagonistas de esta posmodernidad, los personajes políticos de los Macondo del mundo se inspiran en la pareja ficticia más real del mundo, que entran a nuestros hogares nuevamente a través de la televisión, pero ahora, en simultáneo para todo el planeta o cuando dispongas de tiempo para activar el streaming, es decir, la transmisión en secuencia que te permite la difusión o descarga continua, digital, de contenido multimedia a través de Internet.
Decididamente el mundo está cambiando. Hoy está un poco más lejos de estereotipos o mandatos que conllevan hostilidad. La reivindicación por la igualdad parece que va encontrando también su espacio, a pesar de que habrá resistencia e indicaciones de los que creen saber cómo debe vivir la humanidad.
Mientras tanto, imagino que la cumbre de mandatarios de House of Cards que convocará al matrimonio Bettel Destenay será quizás en Uganda o Rusia; o en Irán, Mauritania, Arabia Saudita, Sudán, Yemen o algunas zonas de Nigeria y Somalia donde están prohibidas y penadas las relaciones entre personas del mismo sexo, entre un listado de más de 70 países que penan con latigazos, prisión, cadena perpetua e incluso la muerte a las personas que como el primer ministro Bettel y su consorte Destaney, mantienen una relación afectiva con personas del mismo sexo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s