Ndaipóri la “Satisfaction”

 

 

Pero siempre tenemos la posibilidad de aprender.

El Gobierno ruso sancionó a un grupo de jóvenes estudiantes de aviación por recrear un sensual video del año 2002. Después del escándalo, cientos de miles de jóvenes y estudiantes de Rusia salieron a respaldar a los cadetes que solo se divertían. Lograron unas 20 mil firmas con la petición “no expulsen a los cadetes de Ulianovsk”. Comienza el debate.

Por Raúl Puentes.

Posadas (Miércoles 31 de enero de 2018.) Un grupo de cadetes adolescentes de una escuela aeronáutica rusa fueron sancionados por recrear, de manera sensual y en ropa interior, la vieja canción Satisfaction que el DJ y productor italiano Benny Benassi compuso en el año 2002 (hacen ya 16 años) con los cantantes Paul French y Violet.

Según varios sitios de internet, la canción Satisfaction está considerada como la más exitosa y reconocida de la trayectoria de Benassi, al punto que alcanzó (no sé cuándo) la segunda posición en el Reino Unido.

Bueno, ahora, hace pocos días, un grupo de estudiantes de la escuela de Aviación Civil de Ulianovsk recreó esta pieza que se viralizó a través de las redes sociales rusas y que se convirtió en un escándalo en ese país. ¿Por qué? Porque los muchachos juegan con la sensualidad de sus cuerpos y bailan provocativamente moviendo las pelvis como en el perreo del reguetón, vestidos solos con bóxer.

Y bueno, para el Gobierno ruso, todo esto es “inmoral”, tanto como lo es la homosexualidad o, mejor dicho, las relaciones afectivas y físicas entre personas del mismo sexo. En Rusia, como en muchísimos lugares del mundo, la sexualidad de las personas está regulada por leyes. Si, de verdad: ser puto o ser torta, entre las miles de variantes que existen en la sexualidad humana, es ilegal. En esos lugares tenés que respetar la sexualidad asignada (impuesta) por la sociedad y sus buenas costumbres, pero no la que sentís ni la que elegís.

En esos lugares, “ndaipóri la satisfaction” (en guaraní e inglés: no hay lugar para la satisfacción).

Es que el video de marras muestra, además, jóvenes varones con muy poca ropa, exaltando sus cuerpos y jugando con el perreo –que casi siempre simula el acto sexual-, mientras comen bananas también de manera sensual.

Para el Gobierno ruso, este video y la actitud de los estudiantes es “inmoral”. Así de simple. Y como en Rusia están decididos a combatir la libertad de los cuerpos y de los corazones, la prensa internacional da por sentado que los jóvenes serán severamente sancionados. Al Gobierno de Vladimir Vladímirovich Putin, el presidente que más años gobernó la Federación Rusa desde la caída de la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas (la vieja URSS), no le gusta esta ¿provocación?

Uno de los muchachos que participa de la coreografía ya pidió “disculpas si no se entendió el humor” y lamentó que el video “haya llegado tan lejos”. Mientras, la Agencia Federal de Transporte Aéreo de ese país (Rosaviatsia) prometió “las medidas más estrictas” y recomendó la ayuda de expertos en medicina de aviación para examinar el estado psicoemocional de los participantes del video.

El rector del Instituto Ulianovsk, la escuela de aviación civil más antigua de Rusia, prometió que los involucrados en el video “no tendrán sitio en la aviación civil” pero además los comparó con la banda de punk feminista Pussy Riot, que terminó con algunas de sus integrantes en la cárcel por irrumpir cantando en una catedral, allá por el año 2012.

Pero no todo está perdido.

Después del escándalo, cientos de miles de jóvenes y estudiantes de Rusia salieron a respaldar a los cadetes que solo se divertían recreando un video musical, y a través de internet lograron unas 20 mil firmas con la petición “no expulsen a los cadetes de Ulianovsk”.

Pero no tdo está perdido, decía, porque otros cientos de jóvenes rusos, incluso de escuelas, de clubes deportivos, de empresas comerciales salieron en defensa de los cadetes filmando la misma coreografía con vestuarios similares, como una muestra de solidaridad por un lado y de reflexión por el otro. Solo son jóvenes divirtiéndose, sin ocasionar ningún tipo de daño más que a la moralina conservadora de la sociedad rusa (y no solo rusa) que pretende seguir imprimiendo el Manual de Instrucciones sobre cómo hay que vivir.

Este es el video de los muchachos rusos: https://youtu.be/ltBN3J1GYZ4 que recrea más que el video original de Benny Benassi, filmado entonces solo por mujeres (como se puede apreciar en el video principal de esta nota), el que filmó un grupo de soldados británicos (acá lo podés ver: https://youtu.be/X_bQa2H1-Ck) en 2012.

Los jóvenes del mundo están, hoy, recreando el baile como muestra de solidaridad con los cadetes rusos. Estos son algunos de los ejemplos (acá abajo) que salieron en defensa de los estudiantes de la escuela de aviación. Ellos, como yo, piden que “no expulsen a los cadetes de Ulianovsk”. Es que no hay ninguna razón válida para sancionarlos ni reprocharles nada.

Let It Be, Putin. Let It Be.

  1. https://youtu.be/MeellVnysp4
  2. https://youtu.be/CGNf6ZVY-0w
  3. https://youtu.be/TuOjlEm_wOw
  4. https://youtu.be/BqBkUAPYsFo
  5. https://youtu.be/91sZ2zObX7k
  6. https://youtu.be/TLo7NIk4xr0
  7. https://www.facebook.com/uumhabarov/videos/1861465917198445/

 

satisfaction

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s